La energía solar fotovoltaica consiste en obtener energía eléctrica directamente de los rayos del sol por medio de unos módulos fotovoltaicos que se encargan de la transformación directa de los mismos. Con estos paneles fotovoltaicos obtenemos corriente eléctrica continua que podemos almacenar en baterías (para abastecer casas aisladas, refugios, casetas de huerta, estaciones meteorológicas, etc.) o transformar en corriente alterna mediante un inversor e inyectar en la red.

Entre los productos que comercializamos, siempre con componentes de alta calidad, puedes encontrar conjuntos para el aprovechamiento de la energía solar fotovoltaica a pequeña escala.

El ahorro económico que puede suponer la energia fotovoltaica supone una de sus ventajas más importantes. Los módulos fotovoltaicos pueden llegar a tener una vida útil de unos 30 años (pueden llegar hasta los 40), los inversores de 25 años. Es por ello que se pueden llegar a amortizar rápidamente (entre 7 y 10 años).

Estas instalaciones no emiten CO² o metano, residuos altamente contaminantes y que degradan el medioambiental de la zona donde se ubican. Además se adaptan a las construcciones sin crear una contaminación visual relevante.

Son altamente eficientes porqué no conllevan el transporte de energíase desce las centrales no renovables, que estan generalmente amuchos kilometros de distancia, resultando en pérdidas de potencia muy importantes.

Són de fácil mantenimiento e instalación. Los nuevos modelos de inversores, la facilidad de montaje o la variedad de opciones, junto al poco cableado necesario, hacen de las instalaciones de autoconsumo unas de las más sencillas de instalar y mantener dentro del sector fotovoltaico.